Buenas

Hola.

Si has llegado a este blog es que te has equivocado. Si no es el caso, bienvenido :)

En el caso que quieras ver algo de lo que se cuece por aquí, adelante. En la columna de la derecha tienes las categorías en las que he escrito, una nube de tags y hasta un espacio para buscar a ver si tengo lo que necesitas.

Espero que al menos, te haga pasar el rato.

¡Nos vemos!

Truquillos varios

Siempre me han parecido curiosas estas cosas. Estos trucos caseros que nadie sabe y que están colgados por doquier.

Casualmente, he encontrado un artículo del periódico El Pais, en el que incluye todos estos truquitos, llamado “Todo lo que llevas haciendo mal”. El artículo en cuestión ha sido escrito por Lucía González, el 28/09/14, y lo podeis leer aquí.

Voy a colgar los videos que me han resultado más curiosos para tenerlos aquí registrados. Sinceramente, no me parecen una pérdida de tiempo, merece la pena intentarlo al menos.

Así se echa la leche

Además de los artículos que incluye indicando cómo se debe lavar el pelo, cómo se debe defecar para evitar dolores o cómo colocar la comida en la nevera.

Totalmente recomendable, he dicho.

Ui-ui-uuuuuuuuu, niau niau niaaaaau… ¡Payun Payun!

Ayer vi la película “El bueno, el feo y el malo” (‘Il buono, il brutto, il cattivo‘) y debo decir que me encantó.

Además de ver al bueno de Clint Eastwood en su máximo esplendor, guapísimo, increíble, carismático y de nuevo, guapísimo (pese a las ampollas que le salen en la cara debido al calor). 

Siendo un western, un spaguetti western, pensé que no me iba a gustar, ya que en mi vida sólo he visto uno, One Eyed Jacks, y porque estaba protagonizada por Marlon, mi amado Marlon Brando. En fin, que no me esperaba gran cosa, que las críticas la ponían como una de las mejores películas de la historia, que bla bla bla. 

PUES TENÍAN RAZÓN. Es una de las mejores películas que he visto. Lo malo es que ponerla un jueves a las 20:30h pues no es plan, la verdad. Acabó a las 23:30 (versión extendida) y ¡hay que ir a trabajar al día siguiente! Pero vamos, ¿que si me la compro? ¡Por supuestísimo! Es grandiosa. Y un gran homenaje a Eli Wallach, que falleció el mes pasado. 

Mi nota: como el vino Sangue di Giuda, casi perfecto.