Los fines de semana

Ay, los fines de semana. Tan ansiados por unos y tan odiados por otros, los que trabajan en ellos, claro… Los fines de semana. Esos dos dias que esperamos toda una semana para que luego se nos pasen en dos suspiros. Los amigos que beben, los coches, los amigos que beben, los bares, los amigos que beben… Siempre es igual. Pero nos da igual. Sabemos que vamos a estar todo el dia sentados en un banco hablando mirando a la gente o sentados en un bar contribuyendo a nuestra obesidad, pero nos da lo mismo. Somos seres débiles, vemos una cerveza gratis y… ¡no hay quien se resista! Aunque no te guste, te la tomas, ¿por qué? Pues porque te han invitado, eso está claro. Y en los fines de semana se vale todo. Que te pasas de la raya bebiendo, no pasa nada. Si lo hicieses entre semana serías un borracho amargado o una borracha solterona, pero en fin de semana es una persona enrollada con ganas de juerga. ¡Punto para el fin de semana! Si en fin de semana tomas sustancias nocivas y alucinantes, ¡no pasa nada! Si las tomases entre semana serías un yonki. Esa es la magia del fin de semana. Y encima, aunque nos tiremos en una banqueta con dos patas rotas en un bar de mala muerte, nos lo pasamos bien, que eso es lo que vale.

Moraleja: a) has leído algo inutil, porque lo que acabo de escribir lo sabes de sobra; y b) los fines de semana se salen, sobre todo cuando estás con tus amigos de siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s