Vaya manera de ligar

Ayer me disponía a ir a mi trabajo, cuando de repente, un coche se para casi al lado mio. Iba por Herrera Oria, así que lo mismo pensé que se había perdido o algo, pero no me inspiró confianza que se quedara parado. Entonces cambié de rumbo, cogí otra calle que hacía mi trayecto más largo, pero así no me cruzaba con ese coche. Bien, pues llendo por ese camino nuevo, volvió a aparecer el tipo este en su coche preguntándome que a dónde iba, que me llevaba. Seguí hacia delante, volviendo a mi ruta anterior, cuando por tercera vez apareció. "¿Dónde vas? ¿Cómo te llamas?" Yo subí el volumen de mis cascos y continué mi camino con su coche acompañándome por la calle a mi misma velocidad. Llegó un momento que se marchó y yo pude ir a la parada del autobus a la que me dirigía. En esto volvió a aparecer, se metió en la parada del autobús y, no contento con hablarme desde el coche, salió de él y vino a hablar conmigo. Ni me inmuté, para él no tenía nombre, ni iba a ningún sitio, pero tenía prisa. Al final decidió marcharse, y se acercó a mi un hombre: "¿Le ha hecho algo, señorita? Estaba en la otra acera, mirando… Mire que podía haber sacado una navaja y atracarle…" No lo había pensado. ¡Podía haberme hecho algo allí mismo! Y sólo estaría ese pobre hombre sin poder hacer nada.
Tendré que cambiar de ruta, ya no me fio de mi buena suerte…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s