Alguien te ha relegado…

Siempre que se habla de estos temas se habla en primera persona, pero esta vez no va a ser así. No porque no me hayan relegado a segundo puesto nunca (lo han hecho, y muchas veces), sino porque deberíamos ponernos a veces en el lado contrario. Sería un ejercicio bastante curioso llevarlo a otros campos, creedme…
 
Piensa por un momento si alguna vez has tenido un amigo especial, alguien con quien hayas compartido más cosas que con cualquier otra persona, un confidente, una persona a la que hayas necesitado ver prácticamente todos los dias y por la que, tal vez, te hayas sentido atraído. Seguro que ha existido, ¿verdad? Tal vez, por una circunstancia personal, un trabajo, un examen, una situación difícil te apartes un poco de esa persona. Al principio te duele, estás deseando verla, te cuesta quitártela de la cabeza… Pero luego pasa y, todo aquello que teníais en común va quedando en el pasado, en aquellos días que compartisteis entre risas y llantos, entre coñas y momentos serios… Pero te da igual, esa persona ya no significa lo mismo para ti, tu visión de la vida ha cambiado; has conocido a más gente y esa persona ya no te aporta nada comparándola con otras; has encontrado otro confidente y te has dado cuenta que hablar con esa persona es una pérdida de tiempo, también le tienes que aguantar sus movidas y lo único que quieres es que escuche las tuyas que son más importantes; te has enamorado y no quieres confundirle o hacerle daño y así has perdido el contacto… Existen miles de razones de porqué dejaste de hablarle y todas son válidas. A esa persona sólo la conocías tú y nadie va a agobiarte para que vuelvas a hablarle. Eres libre, cuando quieras, pues dejas de hablar con quien quieres, ¿no? La vida es así.
 
Ahora veremos lo que piensa la otra parte, de la cual todos somos conscientes de haberlo sufrido. Aunque no lo admitamos o nunca lo hayamos pensado, también hemos sido de este primer tipo, pero, desgraciadamente, es difícil darse cuenta a tiempo. Sólo cuando ya no tienes a nadie, te das cuenta de lo hecho…
 
Vaya, esa persona a quien considerabas "amigo" ha desaparecido sin decirte nada de la noche a la mañana y de repente su manera de actuar ha cambiado radicalmente. ¿Qué habrá pasado? Le preguntas muchas veces, pero esquiva el tema, no quiere decirte porqué está mal, porqué ya no es el mismo de siempre… ¿Habrás hecho algo tú? No, no has hecho nada, ¡si casi no puedes hablar con él/ella! Bueno, esperate a ver cuando esté disponible y le comentas algo, pero si eres tú el culpable, puede enfadarse contigo y eso es lo que no quieres… Entonces, espera a que te hable, ¡seguro que el dia X tendrá algo que decirte y volverá a ser lo de antes! Si, es cuestión de tiempo. Estás deseando hablar con él/ella otra vez.
 
Cuando tengas este pensamiento en tu pequeña mente, date cuenta que alguien te ha dejado en segundo plano, que no se da cuenta y que considera que te va a tener siempre ahí, pero la gente tiene un límite. No seais de ninguno de los dos bandos nunca, daos cuenta de lo que pasa, intentad mantener el contacto y ser siempre como sois con la gente a la que quereis y os quiere. Y avisad de que os están dejando de lado antes que pase algo que no quereis, para algo esa persona es amigo vuestro, para aceptar las críticas también, ¿verdad?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s