Todo cambia

Es increible lo rápido que cambian las cosas: lo blanco se vuelve negro; lo dulce, amargo; lo feliz, triste; lo pasado se vuelve presente… Todo esto también cuenta viceversa, ojo, que hay que mirar todo por arriba y por abajo, cada cual estime lo más interesante.
Y es que últimamente veo que, ya sea por el síndrome post-vacacional, post-alcoholizador o post-loquesea, está el mundo dado la vuelta.
Sinceramente, pienso que los cambios son buenos. Sin ellos, la vida sería monótona y aburrida, sin alicientes, sin emociones. Sin lo triste no sabemos qué es feliz y así podremos valorar los buenos momentos que nos brinda el día a día.
Por otro lado, si todo cambia de blanco a negro y de negro a blanco, mi vestuario se volvería angelical al 80%.
En fin, adaptémonos a los cambios, disfrutemos de lo que los mismos nos brindan y olvidémonos de lo malo, pues si el pasado se vuelve presente, lo que fue presente ya está pasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s