Cuando te enfades, reflexiona

Hoy me siento mal, la verdad. A primera hora me he llevado una bronca injustificada en el trabajo y me ha sentado a cuerno quemado. Y si lo junto a que ayer tuve un día de perros, pues tenemos el pack completo.

Después de aguantarme para no soltar mi rabia en mi puesto de trabajo, y de tener el nudo en la garganta (que he ahogado a base de un par de cafés), he empezado a reflexionar.

  • ¿Sabes? No debes mirar esto como un ataque a tu autoestima. Tú no has tenido la culpa (esta vez). Míralo como una oportunidad para sentirte fuerte, aguantar las críticas y hablar con tu jefe sobre lo que ha pasado.

Es difícil, pero el poder hablar con uno mismo está bastante bien. Últimamente tengo más conversaciones conmigo, y, a pesar de parecer que estoy pirada, ayuda mucho. Creo que no me conozco lo suficiente, lo cual suena bastante triste…

Pues eso, en definitiva, cualquier situación, buena o mala, da para reflexionar sobre algo, sea lo que sea. Y, a veces, hacer esto hasta alegra un poquito el día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s