Wall-E

wall-e-poster1-big

¡Pero qué cosa más bonita de película! Seguro que nos recuerda a una versión mini de Cortocircuito, un robot con sentimientos. Bien, pues este pequeño no habla tanto como Cortocircuito, pero es la bondad robotizada. Es capaz de ver belleza en cada una de las pequeñas cosas que va encontrando y, sobre todo, tiene algo que le humaniza: puede sentir amor.
Wall-E, de Disney Pictures, es la queja contra el consumismo y la poca conciencia con respecto al reciclaje. Nuestro mundo se va a pique, pero aún queda alguien que sabe apreciar las pequeñas cosas que dejamos a nuestro paso, mientras que los seres humanos huyen de lo que han destruido sin poner remedio, esperando que se arregle solo.
Una película recomendada para pequeños y mayores, que nos hará sacar nuestro lado tierno al ver esos objetivos del protagonista.

Anuncios