Cuando te enfades, reflexiona

Hoy me siento mal, la verdad. A primera hora me he llevado una bronca injustificada en el trabajo y me ha sentado a cuerno quemado. Y si lo junto a que ayer tuve un día de perros, pues tenemos el pack completo.

Después de aguantarme para no soltar mi rabia en mi puesto de trabajo, y de tener el nudo en la garganta (que he ahogado a base de un par de cafés), he empezado a reflexionar.

  • ¿Sabes? No debes mirar esto como un ataque a tu autoestima. Tú no has tenido la culpa (esta vez). Míralo como una oportunidad para sentirte fuerte, aguantar las críticas y hablar con tu jefe sobre lo que ha pasado.

Es difícil, pero el poder hablar con uno mismo está bastante bien. Últimamente tengo más conversaciones conmigo, y, a pesar de parecer que estoy pirada, ayuda mucho. Creo que no me conozco lo suficiente, lo cual suena bastante triste…

Pues eso, en definitiva, cualquier situación, buena o mala, da para reflexionar sobre algo, sea lo que sea. Y, a veces, hacer esto hasta alegra un poquito el día.

Cómo no enfadarse

Hoy he leido algo bastante curioso… Se trata de varias pautas para controlar el enfado, es decir, cosas en las que pensar cuando uno se está calentando. Sin duda, mi favorita es la primera:

1- Cuando sucede algo que te molesta, imagina que “te están grabando en plan cámara oculta”, es bastante más difícil que te pongas a despotricar sobre quien te quitó el sitio donde ibas a aparcar si piensas te están grabando para Youtube.
2- Respira despacio y de forma profunda, cuando tomes aire hazlo lentamente, y cúando exhales igual, concéntrate durante segundos en este ejercicio, hará que te sientas mejor.
3-Alejarse  y si es corriendo mejor de la zona o persona que nos está causando malestar y enfado. Mientras corres o andas rápido estás liberando energía pero no en forma de enfado. Mueve los brazos, haz flexiones, cualquier ejercicio físico te ayuda a liberar tensión acumulada de forma positiva.
4- Practica la empatía. Por un momento piensa qué otras personas tienen problemas igual que tú, quizás aquel empleado que te trato mal, o la persona que te quitó el sitio para aparcar están atravesando un mal momento, tienen problemas en su trabajo, con el dinero y se comportaron de forma poco adecuada  no por ti, sino porque ellos se encontraban mal. Da gracias por todo lo bueno que tienes.
5- Expresa tus sentimientos de forma tranquila. En lugar de enfadarte y ponerte a gritar después de esperar un rato en la caja del supermercado, piensa en que la cajera no tiene la culpa, ponte en su lugar pensando que ella quizás ni puede levantarse de su asiento debido a la gran afluencia de público.

Fuente: De Psicología