Nunca he tenido muchos amigos…

…Y no creo que sea casual. Cuando he estado en un grupo, por norma, me he ido acoplando a dos o tres de ellos, dejando a los demás a su aire. Y si esas dos personas no estaban, he sufrido y me he sentido como quien no tiene hogar.

Ahora, siendo más mayor, veo que en efecto, tengo muy pocos amigos. Y los que tengo, no son lo que se dice muy cercanos, excepto dos o tres. Y esto me hace preguntarme: ¿soy yo o es que la gente viene y va?

En mi caso, creo que me aguanto muy poco. Todo el mundo tiene sus defectos, y yo la primera, pero lo que no entiendo es que alguien se comporte “mal” con otro, diga algo que pueda ofenderle sin ánimo de ayudarle, o quiera retener toda su atención, y que la otra persona esté ahí tan campante aguantando porque “es su amigo”.

Hoy he visto una foto en una red social de unas amigas que tuve hace tiempo. Siguen saliendo juntas, y es genial verlas unidas, de verdad. Pero me pongo a pensar y me acuerdo de cuando unas ponían verdes a las otras, cuando se llamaban tontas o cortitas (todo esto a las espaldas, claro), y ahora, como si nada. En mi caso, como siempre he estado en mi burbuja, aun estando en un grupo, pues me enteraba de todo y decidía pasar. Que el hipócrita lo sea otro, que hoy no tengo ganas. Me habrán puesto más a parir que a ninguna, pero como no me enteraba, pues feliz que era.

Hasta que un día pasó algo que cambió mi vida. Y ahí me di cuenta que no tengo por qué aguantar las cosas “porque sí”, que si algo no me gusta, hasta luego. Y que eso de quedar porque se tiene que quedar, no va conmigo. Si no me apetece ver a ciertas personas, no voy y no pasa nada. Y si me hace ilusión, pues voy. Y quien quiera hablarme, que me hable, y quien no, pues que se aparte, que ya estoy yo para decidir cuando me marcho.

La última vez que me convocaron estas amigas para quedar, hicieron un grupo de mensajería y me incluyeron. Yo estaba desolada por aquel entonces, y me fue muy difícil salir adelante (aun arrastro consecuencias). Dije que no iba a ir, y no creáis que ninguna me preguntó por qué, sólo se limitaron a preguntar quién iba a asistir del resto. Una de ellas habló por mi, intentó explicar el porqué de mi decisión con sus palabras, lo cual me sentó COMO EL CULO. Vamos a ver, que tengo boca, que si no me quiero explicar, no lo hago, y ya está. Pero no, hay que dar explicaciones por todo en esta vida, y estoy bastante harta. Me fui del grupo y hasta hoy.

Para mi todo esto tiene lógica, el quedarme en la barra tomando algo en lugar de socializar tiene sentido. La verdad, si no tengo nada importante que decir, ¿para qué voy a hablar? Prefiero escuchar. Pero la gente no entiende esto.

Y por eso tengo pocos amigos, porque la gente no me entiende, ni yo me hago entender al resto. ¿Por qué? Me parece mucho más divertido ser diferente…

Por cierto, mando un saludo a ese grupo de chicas que aún se reúnen. Y cuando subáis una foto a Internet, vigilad vuestras sonrisas Duchenne. La mía, puedo asegurar, que es real.

“Pagan Poetry” y lo que me hizo pensar

Llegados a este punto, con toda la información que nos rodea, es poco probable que algo nos impresione. Y no hablo de violencia ni nada de eso (cosas que a mí, por ejemplo, siempre me sorprenderán), sino de lo colgada que puede estar la gente para publicar ciertas cosas. Y dejo aparte los muros de Facebook, que eso ya es otro cantar (que haya personas que cuelguen hasta cuándo van a dar un paseo sólo por un puñado de likes, me revienta, en serio).

Hablaré de Björk Gudmunsdottir (creo que lo he escrito bien sin utilizar copi-pega de Wikipedia). Resulta que me he vuelto una gran fan suya desde hará un año o así, cuando me dio por escuchar algo suyo. Es de estas cosas que te vienen, y no sabes de donde, pero inconscientemente aciertas.

Antes pensaba que Björk era una colgada de la vida que no había hecho más que una peli rara con Lars Von Trier, y la versión de una canción que aparecía en un anuncio de colonia (por la que la gran mayoría la empezó a conocer). Ahora, después de conocer su trayectoria y demás, pienso que tiene muchísimo talento (y que está un poquito colgada), además de un estilo de la moda que me río yo de Lady GaGa. Su música es absorbente, sus ritmos son entre pegadizos y extraños (evocadores, tal vez). No sé, a mí me apasiona esta mujer, y no sé porque, insisto.

El caso es que, cuando me gusta algo, llego a un punto de análisis en el que me da, en la música en otros idiomas, por saber qué dice la letra (sí, puede parecer algo básico, pero hasta hace poco no supe qué decía la canción de Delilah de Tom Jones, y ahora me gusta más, por ejemplo) y entender los videoclips, de los cuales me considero muy fan. Pues en esto que, viendo los videoclips de esta mujer, en concreto de la canción Pagan Poetry, me encuentro con imágenes un tanto extrañas. Busco a ver qué opina la gente sobre este video, y me encuentro que fue un video que provocó mucha controversia cuando salió. Y yo pensando “Pero si salen imágenes retocadas que no se distinguen, y luego Björk semi-desnuda vestida de algo raro con piercings”. Tonta de mí… Después de leer algunos artículos sobre este video, y de entender el significado de la canción (explica la relación entre tortuosa y maravillosa que tiene con alguien, y tira mucho al aspecto sexual), que me pongo a mirar el video y todo cobra sentido. Y mis ojos como platos.

Cuando empieza el video, después de ver una cuerda por la que caen como perlas, una salpicadura de algo salta hacia la pantalla. Muy bien, es que ni me di cuenta, en serio (vi el video como un “todo”, no fijándome en los detalles). Pues bueno, ya se puede intuir qué representa esa salpicadura, cuando después, habiéndolo leido, aparecen imágenes de unos videos privados de Björk, retocados y difuminados, en los que sale ella haciendo una felación y demas asuntos con el Sr. X. A continuación, muestran perforaciones corporales con agujas, cuerdas saliendo y entrando por la piel de alguien (modelos, según leí), y finalmente rematado por Björk vestida de “novia” sólo de cintura para abajo. De cintura para arriba es como si fuera todo lo que se ha perforado antes, con collares y perlas.

Personalmente, me flipa más el montaje del video -y lo tonta que me sentí cuando vi imágenes donde pensaba que sólo había líneas- y el estómago de esta mujer por mostrar sus videos privados, que la canción en sí, que me gusta también, cuidao. Pero no sé, es como una mezcla de locura, valentía y pasotismo frente a lo que los demás piensen. Y eso me impresiona, siempre me sorprende que alguien haga algo sin pensar en absoluto en la crítica, y más siendo un personaje público.

La moraleja de todo esto es que, pese a intentar no pensar en lo que opinen los demás o a gritar a los cuatro vientos que no nos importa, siempre estamos supeditados a esa influencia, y pocas personas de verdad piensan así, tildadas de locas a menudo.

Y creo que me acabo de contestar a lo que escribí antes. Creo que ya sé por qué admiro a esta mujer: por tener algo de lo que yo carezco.